El Poder y la Iglesia

Nadie puede desconocer que el acceso al poder es una de las principales debilidades de la mayoría de los seres humanos. A muy temprana edad ya existen niños que tienen una marcada preferencia por liderar a sus pares, indicándoles todo lo que deben hacer (poder). En la adolescencia surge el interés por participar de las directivas de curso y no sólo por el hecho de colaborar, sino más bien, en ocasiones,  para participar directamente en la toma de decisiones (poder). Ya en el mundo del trabajo, constantemente se aspira a cargos de mayor jerarquía, y no sólo por un incremento en el sueldo, sino a veces por el poder que nos da dicha posición dentro de la empresa. Así, conciente o inconcientemente, durante todo el proceso de vida, algunas personas van tras la búsqueda insaciable del poder, aquel poder que les permite dar órdenes, decidir por otros, alcanzar metas personales, lograr un reconocimiento social, etc.

 

La pregunta que surge ahora es "¿se aprecia al interior de las iglesias evangélicas el deseo de poder por parte de algunos miembros?".

 

Les invito a reflexionar.

Escribir comentario

Comentarios: 0

Contacto

Claudio Jaramillo Quezada

Valdivia, Chile 

Email: claudiojaramilloq@gmail.com